AUDITORÍAS DE SISTEMAS DE GESTIÓN

Fecha.- 15/12/2017 Autor .-


Normalmente la palabra auditoría en las empresas suele crear cierto revuelo, suele sonar a examen, y a nadie le gusta que una tercera persona venga a examinar tu trabajo y ponerte a prueba, pero, ¿Y si ese examen fuese para mejorar tu trabajo diario? ¿ Para proponerte soluciones a problemas cotidianos? ¿Para garantizar una mayor seguridad del puesto de trabajo? En estos puntos la Auditoría de Sistemas de Gestión puede ser una gran herramienta para lograr una empresa más eficaz.

¿Qué es una Auditoría de Sistemas de Gestión?

La Auditoría de Sistemas de Gestión (ASG) es aquella que se realiza para evaluar el grado de eficiencia y eficacia en el logro de los objetivos previstos por la organización y el uso eficaz de los recursos disponibles.

Una auditoría de este tipo se hace necesaria cuando una organización persigue un crecimiento económico y productivo continuo bajo unas bases sólidas de dirección y organización estratégica, que mantengan y aumenten este crecimiento a largo plazo.

¿Qué beneficios tiene para mi organización?

Aquellas organizaciones que se decidan por realizar una auditoría externa de sus sistemas de gestión lograrán un mayor control de sus procesos internos y un mayor conocimiento del funcionamiento diario de su organización. Los objetivos principales son:

- Identificación de posibilidades de mejora en toda la organización, que permita maximizar el beneficio y minimizar los costes.
- Identificación de áreas problemáticas y sus causas, con las consecuentes soluciones.
- Determinar la veracidad de los informes de dirección, asegurando una correcta información para la buena toma de decisiones en el seno de la organización.
- Identificación de políticas,procedimientos y objetivos que la organización no tenía especificados, para lograr una mejora de la eficiencia y eficacia.
- Lograr una mayor satisfacción del cliente, proveedores y personal.

¿En qué consiste un ASG?

Una ASG persigue conocer todos los procesos que se llevan a cabo en la organización durante el transcurso diario de su actividad, para poder analizar su correcta aplicación y funcionamiento, así como, implantar procedimientos, indicadores y acciones de mejora que logren el mayor nivel de eficiencia y eficacia en la organización. De esta manera y en rasgo generales se llevará a cabo:

- Evaluación de la situación competitiva, normativa y legal: Conocer los factores externos que afectan a la organización, desde del punto de vista de otros competidores del sector, y en materia de regulación.
- Evaluación de la estructura organizativa: Conocer las diferentes áreas de la organización, funciones de cada individuo, así como, conocer cómo interactúan las distintas partes.
- Evaluación de la situación económico-financiera:
- Evaluación del proceso de dirección estratégica y cuadros directivos.